lunes, 31 de octubre de 2011

Presentes

El mejor de los regalos que me dio la vida, mi familia.
 Los mejores regalos suelen venir en paquetes sorprendentes, como por ejemplo en forma de personas.
Día tras día, podemos dar el don de la alegría. El intento puede ser doloroso, puede ser aterrador, pero al final, merece la pena. Cada pequeña vez que lo intentamos todos tenemos la oportunidad de entregar algo. Quizás los regalos no sean tan vistosos en forma material. Quizás el regalo sea intentar pedir una simple disculpa. Quizás sea entender el punto de vista de la otra persona. Quizás sea guardarle el secreto a un amigo.
La felicidad, supuestamente, viene con la generosidad. Y cuando la felicidad se va, cuando la entrega empieza a pesarte como una carga, ahí es cuando uno para. Sin embargo, si eres como la mayoría de la gente que conozco, te entregas hasta que te duele y luego, te entregas un poco más…


6 comentarios:

  1. La familia y las amistades hay que cuidarlas. Pero la familia pase lo que pase siempre está ahí, de las amistades ya es otro cantar...

    ResponderEliminar
  2. Ellos, son siempre la garita, el refugio seguro ante el diluvio, y a su vez el empuje necesario para mirar hacia adelante; y continuar respirando.

    Todo un gusto Tor, andar por estos lares.

    Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta saltar de blog en blog y encontrarme de repente rincones como este, vacío de adornos porque no le hacen falta, sólo lleno de palabras, las justas y nada más. Es perfecto, felicidades, disfruta de tu familia y sigue escribiendo tan bonito.

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Llegue a este sitio por casualidad. Que grata sorpresa leerte. Gracias por compartir lo que haces, lo que piensas pero sobre todo lo que sientes. Saludos !!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias a cada uno por los comentarios! Y de paso disculpas porque lo tengo un poco colgado al blog. Que estén bien todos ustedes.

    ResponderEliminar