domingo, 4 de agosto de 2013

Las emociones se ven atascadas en el camino, lo que hace más difíciles de apreciar, las manos llenas de mierda que me alimentan con muchas historias de derramamientos de sangre violentos que no me interesan. Enjaulan, mientras me dicen que me van a salvar y cuando confío en ellos comercian conmigo como si fuera alguna clase de producto.
¿Estamos demasiado cómodos sólo haciendo girar la rueda? ¿Es demasiado para vivir esto de verdad? Mientras algunos trafican almas imponiendo miedo, mis más puros instintos se encuentran condensados en una caja a punto de explotar, y mediante alguna catarsis, es como me libero de ello.
¿Qué partes de mi mundo interno quedan aún intactas? ¿Cómo puedo hacer para que ellas no cambien? A veces pienso que me estoy convirtiendo en contra de mi deseo innecesario, que no hay vuelta atrás una vez que comienza el fuego.
Quizás todavía yo no entienda por qué me educan como si esta tierra fuera única, que todo lo importante lo debo encontrarlo desde el lado externo de mi piel, e intentan hacerme olvidar el porqué estoy aquí.

Sin embargo recuerdo el mundo que hay adentro, donde residen las respuestas a todas nuestras preguntas. En el interior, es donde encuentro el amor haciéndome asegurar que la divinidad se encuentra en cada uno de nosotros.
Allí, las estrellas del cielo se encuentran en el reflejo metálico del río a plena luz del día, mientras corro salvaje junto al misterio de la vida y el equilibrio. La magia lo llena todo haciéndome sentir ese impulso plateado corriendo en mi sangre.
¿Cómo alguien podría juzgarme si estoy seguro que todos alguna vez en la vida sentimos ese impulso plateado? ¿Alguien más sueña deseos desinteresados de entregar lo que más anhela mientras se esconde tiernamente? Todo lo que siento es que estoy aquí por las enseñanzas que mi alma necesita, viviendo este viaje que mi imaginación provee.
Y esto llena mi ser de fuego, me eleva, me hace abrir los ojos y me dice que es hora de surgir. Seguiré aferrándome fuerte a esto, solo siente ese impulso plateado correr por tus venas y comprenderás…


La culpa, el pecado y la guerra son inventos innecesarios de los seres humanos que pueden ser deshechos totalmente.

1 comentario:

  1. QUe buenísimo está tu ensayo, creo que habemos una gran mayoría que sentimos lo que tu, en este escrito, es un sentimiento real...

    saludos

    ResponderEliminar