jueves, 1 de septiembre de 2011

Una forma en la que me gusta competir y cuando se requiere encarar la vida.

Vivimos nuestras vidas cada uno a su forma los siete días a la semana. Un promedio aproximado de ciertas horas al día (el cual varía aumentando en cantidad o disminuyendo, dependiendo del individuo, edad, trabajos, etc.) estamos en contacto con otras personas; el resto solos, haciendo alguna actividad (como leer, dibujar, escribir, etc), perdidos en lo indómito de nuestros pensamientos o durmiendo. A este conjunto de períodos los solemos denominar “vida cotidiana”. 

Muchas personas que conocemos, con las cuales compartimos nuestros días, en primer lugar, siempre se mantienen en guardia en todo momento. En segundo, hacen lo que sea para burlar “sus enemigos o demonios internos”, en tercer lugar no traban amistad con ellos. O claro, en cuarto lugar, todo, absolutamente todo lo convierten en una competición transformando a los que se encuentran a su alrededor en adversarios a vencer sin importar el costo y a quién arrasen en el camino. ¡Ojo eh! Estoy hablando de algunas personas y algunos de sus comportamientos, no de todos en general. En algunos casos (de los cuales me gustaría participar constantemente) estas situaciones no se dan.

Me parece medianamente bien lo que se dice, que quien haya dicho que ganar no lo es todo, nunca en su vida perdió algo realmente importante en su vida o vive en una caja de cristal fuera del contacto de la gente. También me he encontrado con ocasiones en las que perdiendo fue en realidad que obtuve la victoria. Como se dice comúnmente "no se sale adelante festejando éxitos, sino superando fracasos".

No obstante, aún teniendo en cuenta el principio del párrafo anterior, hay otra forma de sobrevivir a la competición del día a día. Una de la que nadie parece hablar. Una, que cada persona debe aprender por sí misma. En quinto lugar y para aclarar no es una carrera en absoluto, no hay ganadores ni perdedores, las victorias se cuentan por el número lecciones y conocimientos adquiridos. En la cual se aprecia a las personas como partes de un todo, cada una como un pilar, a los cuales fortaleciéndolos nos fortalecemos a nosotros mismos y hacemos de nuestro entorno un lugar mejor.
Y de vez en cuando, si somos lo suficientemente listos, gracias a esto podremos mejorar o cambiar nuestras propias vidas de formas que nunca siquiera habíamos imaginado. Consideremos, así mismo, que una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones, en base a lo dicho no hay que dejar de pensar que nosotros somos parte de "los pilares de ese todo y eslabones de una cadena" teniendo en claro nuestras fortalezas y debilidades.

Esa ultima forma, es una de las tantas formas en la que me gusta encarar la vida, no tirando abajo los pilares que se me presenten en el  trayecto queriendo obtener algo y que justo al llegar a la meta el techo se me venga encima.


Nota a mi mismo: Últimamente tu alter ego "Monje Zen Iluminado" se anda copando casi todo el tiempo y no deja surgir a los otros. El hecho de que todo este tan tranquilo estos días, para vos simplemente es: ¡¡¡rarísimo!!! Siendo que constantemente sos todo un caos.
Firma: "El opinador compulsivo" (uno de tus tantos alters).

6 comentarios:

  1. mm...interesante analisis de la sociedad, comportamientos y formas diferentes de vivir una misma realidad...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Linuxii! Que bueno que te haya parecido interesante. Que estés bien y besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola me ha encantado tu blog y la forma en la que ves la vida asi que como se que esto da siempre una alegria he decidido seguirte ;)
    mi blog es:
    http://the-hard-story-of-living.blogspot.com/
    Pasate y comenta y no dudes en seguirme

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Unnamed Man! Por supuesto que me da alegría que te haya gustado mi pequeño espacio. Sentite a gusto. Paso por tu blog.
    Que estés bien y saludos.

    ResponderEliminar
  5. A ver si me deja comentar ya...es la tercera vez que lo intento. Hola Tor, aquí estoy siguiendo mi curiosidad y devolviéndote la visita, veo que eres todo un pensador, seguro que recaigo por aquí más de una vez, un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias por la visita C.C.! Sos bienvenido las veces que quieras hacerlo y espero no vuelvas a tener problemas para postear comentarios.
    Que tengas una buena jornada y saludos.

    ResponderEliminar